Beneficios del yoga en el embarazo

El hecho de que estés embarazada no significa que debas interrumpir totalmente tu actividad física. La actividad física moderada durante el embarazo no sólo es segura, también trae beneficios tanto para tu cuerpo como para el de tu bebé sin ser perjudicial para ninguno de los dos a partir del segundo trimestre de embarazo.

Intenta hacer una mezcla de actividad física aeróbica (actividad que aumenta tu frecuencia cardíaca) y actividades de fortalecimiento muscular. En general, se recomienda un mínimo de 30 minutos de actividad física todos los días siempre y cuando no sea la primera vez que realizas ejercicio, durante el embarazo es importante que mantengas un buen nivel de actividad física sin tener que llevar tu cuerpo al límite.

Los ejercicios de resistencia muscular como el Yoga Prenatal utilizan los principales grupos musculares y son ideales para realizar durante el embarazo.  El Yoga Prenatal es una práctica que está adquiriendo reconocimiento debido a los beneficios tanto físicos como mentales que ofrece.

Te presentamos algunos de los motivos por los que la práctica del Yoga Prenatal sigue siendo una de las más recomendadas:

  1. Incrementa tu fuerza y energía. A medida que el bebé crece dentro de tu cuerpo, se necesita más energía y fuerza para poder soportar el peso. Las posturas de Yoga Prenatal fortalecerán tus caderas, espalda, brazos y hombros.
  2. Equilibra cuerpo y mente. Mientras tu bebé crece y los niveles de progesterona y estrógeno se elevan te sentirás más cansada, por lo que es importante que trabajes en cada pose de yoga para mantener tu equilibrio tanto físico como mental. Las rutinas de Yoga Prenatal te ayudarán a descansar mejor y a tener más energía.
  3. Libera tensión. A medida que el bebé crece, se ejerce más presión sobre algunos grupos musculares en tu cuerpo. Tus caderas se tensan debido a la presión adicional del peso del bebé en la panza. Tus senos aumentarán de tamaño y eso generará más tensión en la parte superior de tu espalda, cuello y hombros.  Con ayuda de los ejercicios de respiración y poses de Yoga Prenatal trabajarás estos grupos musculares incrementando su flexibilidad y resistencia.
  4. Calma los nervios. Es normal que durante el embarazo te sientas nerviosa o preocupada, pero recuerda tener tiempo para relajarte y calmar los nervios que este proceso conlleva. Con ayuda de la respiración y rutinas de meditación tu sistema nervioso entrará en relajación, lo que te ayudará a tener un mejor descanso, mejorar tu digestión y a mejorar el estado de tu sistema inmunológico.
  5. Te prepara para el parto. Trabajar tu respiración y hacerlo de manera consciente durante cada postura de Yoga Prenatal puede ser un desafío que te prepare para el momento del parto. Reconocerás la tensión que existe en tu cuerpo con cada inhalación y la soltarás con cada exhalación. Si estás respirando conscientemente, tu presión arterial y ritmo cardíaco se regularán y se mantendrán en modo de relajación. Si tú estás tranquila, tu bebé también.
  6. Mejora la circulación. La circulación en las articulaciones mejora y los músculos se estiran con la práctica del yoga, disminuyendo la hinchazón y mejorando el sistema inmune, generando un ambiente saludable para tu bebé.
  7. Tiempo para ti. Date un descanso, para y reduce los días ocupados a través del yoga prenatal. Recuerda que no sólo tienes que cuidarte a tí misma, sino también a tu bebé. Con la práctica de yoga prenatal te volverás más consciente de lo que sucede dentro de tu cuerpo y disfrutarás al máximo tu embarazo.

Es hora de conectar con tu bebé, inscríbete al programa de yoga prenatal de InstaFit, un programa en donde encontrarás mucho más que rutinas de yoga. Desde rutinas de meditación, caminata y tips de nutrición. El programa te permitirá prestar más atención a tu cuerpo, trabajarás tu respiración con cada pose, cada meditación y te ayudará a sentir mejor contigo misma y con tu bebé.

*Recuerda antes de comenzar cualquier tipo de actividad física durante el embarazo consulta con tu médico para asegurarte que no haya riesgo para ti o para tu bebé.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *