¡Cuida tu cuerpo! Aún cuando estás de viaje

Actualmente las personas tienen un estilo de vida muy demandante, generalmente esto es provocado por el trabajo. Algunos viven en constantes viajes de negocios y pareciera que la dieta se tiene que quedar empacada en la maleta. Tenemos la mala costumbre de creer que por estar de viaje también tenemos que darle vuelo a los antojitos que nos puede ofrecer cada región a la que vamos, o peor aún, suponer que por salir tanto no hay tiempo de cuidarse ya que los objetivos principales siempre son enfocados al trabajo… ¡JA! Ojalá todo fuera tan sencillo y que al llegar a casa no regresáramos dándonos de topes por haber subido varios kilos durante ese “viaje de negocios”.

Muchas veces las prisas, los altos precios de la comida y la compañía hacen que nos comamos lo primero que se nos cruza en el camino. La buena noticia es que cuidarse en cuando uno viaja no es imposible y tampoco tiene que ser un sacrificio. Aquí te damos algunos tips para disfrutar de tu viaje mientras cuidas tu cuerpo.

1. El más importante de todos: escucha a tu cuerpo.

Muchas veces comemos nada más porque nos pasan la comida enfrente, sin siquiera tener hambre. Un ejemplo clarísimo es en el avión, que sin importar que antes de subirnos hayamos desayunado, en cuanto vemos pasar el carrito, bajamos nuestra mesita y acomodamos el asiento lo más rápido que podemos. Evalúa siempre cuánta hambre tienes; si nada más es un capricho, pídele a la aeromoza solamente una barrita (baja en grasas) o un paquete de frutos secos.

2. Empaca botanas saludables:

Almendras, nueces, frutas deshidratadas, semillas de girasol, chía, pepitas, frutas y verduras que puedas comer en el camino. En algunos lugares no te dejan pasar alimentos, sobre todo al cambiar de país, pero si guardas bolsitas selladas en tu maleta generalmente no hay ningún problema.

3. Toma tu tiempo para buscar un restaurante.

Muchas veces al estar en los viajes de negocios pasamos varias horas sin comer y cuando el hambre aprieta nos sentamos en el primer restaurante que vemos el cual generalmente será de comida rápida ya que son los que más hay cerca en las zonas de trabajo.

4. Revisa el menú de los restaurantes.

Existen muchos lugares que ofrecen comida rica y saludable. Prefiere siempre los alimentos asados o hervidos en vez de fritos y escoge como guarnición verduras o ensalada en lugar de papas fritas.

5. Cocina tu comida.

Hay muchos Airbnb y hoteles que tienen su propia cocineta en donde puedes preparar alimentos a tu gusto. Puedes apegarte más a tu dieta de esta forma e incluso puedes preparar algunas botanas saludables para llevar en el camino.

6. Modera tus bebidas.

Si eres de las personas que asocian un viaje laboral con whisky, margaritas y cerveza, entre otras bebidas ¡Tómalas! pero con medida. Puedes pedir un whisky por cada tres vasos de agua que te tomes, así no tendrás el pretexto de tener sed y además moderarás las cantidades.

7. Toma mucha agua durante el día.

Sé que siempre te lo repetimos pero es un consejo que sirve mucho. El agua calma la ansiedad que muchas veces confundimos con hambre y te mantendrá hidratad@ durante el día.

8. Planea tus actividades con tiempo,

Así podrás planear también tiempo para tus horas de comida y evitarás pasar hambre.

9. Muévete.

Al salir de viaje hay muchos lugares que se pueden visitar a pie. Camina alrededor de donde te estas hospedando o busca un parque cerca para hacer caminatas, andar en bicicleta, nada en la alberca del hotel, sube y baja las escaleras del hotel, etc. Siempre hay opciones para mantenerse en movimiento.

 

InstaFit puede ayudarte con tu plan diario de ejercicios, aun cuando estés lejos o te encuentres de viaje, solo basta con descargar nuestra App y comenzar a realizar alguno de nuestros programas o rutinas diseñadas para hacer en tu cuarto o gimnasio de hotel y enfocadas a objetivos.


 

También te puede gustar

Cacao: una deliciosa recompensa para tu cuerpo

Guía express sobre la proteína en polvo zero carbs

Ni el frío te detiene

Acepta el reto Be Strong de Under Armour: 5 semanas para conocer tu mejor versión

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *