empezar a cambiar hábitos

​¿Por dónde empezar a cambiar hábitos?

Esuchas por todos lados que ya es necesario empezar a cambiar hábitos, que tienes que empezar a cuidar más tu salud y llevar un mejor estilo de vida, pero… ¿Qué hacer, por dónde comenzar?

Si sientes que aumenta tu frustración, disminuye tu ánimo y no logras deshacerte de ese recurrente sentimiento de culpa, y a pesar de tus mejores deseos, todavía no comienzas con lo que te has propuesto lograr: bajar de peso, hacer ejercicio, dejar de fumar, dormir bien, etc. Entonces este artículo es para ti.

Cuando únicamente te fijas en lo negativo, es más difícil comenzar a cambiar.

No importa cuantas veces falles, cuantas veces pares, lo importante es que te vuelvas a levantar y lo vuelvas a intentar. No te rindas.

En vez de pensar en lo que NO has hecho, cambia la perspectiva y empieza a conectar con tus fortalezas y aciertos, con lo positivo que hay en tu vida hoy, con tus posibilidades y todo lo que tienes a tu favor para lograr tus objetivos. Piensa que siempre estás a tiempo de empezar a cambiar hábitos.

Por donde comenzar:

Piensa en algo que hayas logrado.

¿Gracias a cuáles habilidades lo hiciste posible? Si piensas en algún objetivo que ya lograste, es muy posible que lo puedas reproducir.

¡Visualízate llegando a tus objetivos!

Cómo se ve eso que quieres. Entre más específico sea tu visualización, mejor.

Deja a un lado las comparaciones.

Mejor enfócate en ser tu mejor versión. Sácate una buena foto del antes y después, para ver en donde estabas, en donde estás y hacia dónde quieres llegar.

Valora tus errores y aprende de ellos.

Son tus mejores maestros.

Olvídate del calendario: es una trampa de tu mente.

Enero, febrero, el lunes, mañana… ¡¡Empieza hoy!! Haz de este año el mejor de tu vida, sin importar en qué mes estamos.

Relájate si fallas.

No pasa nada. Es muy común que las personas que comienzan una dieta, al romperla en una comida, tiren la toalla completa y ahora fallen en todas las comidas. Si fallas, relájate y vuelve al camino.

Empieza poco a poco.

Si sabes que hacer ejercicio te cuesta mucho trabajo, empieza dando pequeñas caminatas.

Deshazte de la prisa.

Quieres un cambio duradero y eso solo se logra con paciencia y constancia.

Suelta la autocrítica.

Esta solo te paraliza. Tú eres tu peor juez. Se más amable contigo. ¿Tienes unas lonjitas? En vez de esconderlas, haz algo para acabar con ellas, haz ejercicios para deshacerse de las llantitas que no te gustan.

Disfruta el proceso.

Y sobretodo recuerda que estas buscando progreso, no perfección. Conecta con lo mejor de ti. ¡Comienza a cambiar hábitos ya!

Te doy un tip: Con InstaFit será más fácil que te (Re)actives y cumplas todos tus objetivos con el plan de alimentación y rutinas de ejercicio.

 

También te puede gustar

Cacao: una deliciosa recompensa para tu cuerpo

Guía express sobre la proteína en polvo zero carbs

Ni el frío te detiene

Acepta el reto Be Strong de Under Armour: 5 semanas para conocer tu mejor versión

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *