Como un buen reto de ejercicio, comenzó con una publicación de Instagram. Mi amiga Julie comentó que iba a intentar hacer un reto de 50 burpees todos los días durante 30 días, inspirada en un corredor que notó gran mejora en sus aptitudes deportivas al realizar un reto similar. En su publicación Julie preguntaba “¿Quién lo hace conmigo?” y desde el momento en el que lo leí, sabía que no me quedaría de otra. Etiqueté a mi compañera de ejercicio en los comentarios y la ofrecí como voluntaria para unirse al reto, porque así soy de buena amiga. Comenzaríamos al día siguiente. Y en el riesgo de matarles el suspenso, les diré el final: lo logramos. Hicimos 50 burpees al día durante 30 días e incluso reclutamos a algunos otros para que también nos acompañaran. A continuación les cuento los aprendizajes principales:

1. Comenzar es lo más difícil 

Los burpees no son sencillos. Hacer 50 burpees seguidos es MUY difícil y no voy a mentir sobre ello. Sin embargo, a lo largo de mis 30 días de reto probablemente pasé más tiempo agonizando en pesar en hacerlos, que realmente agonizaba al hacerlos. Siempre había una excusa perfecta para no hacerlos: mucho calor, muy cansada, muy adolorida, muy ocupada, mucha hambre, muy satishfecha, extremadamente buen día para mi peinado y no quiero arruinarlo por sudar. Pero una vez que terminaba ese primer set de 10 en cualquier día, sabía que ya estaba del otro lado, a unos minutos de tener un día menos en el reto. Aprendí a completar mis burpees en el momento en el que pensara en ellas, sin pensar en la lista de excusas para hacerlas más tarde – Me recogía el pelo y comenzaba a contar.

2. El momentum lo es todo

No estoy hablando sobre el momentum físico de hacer un burpee – Estoy hablando del momentum metafórico de hacer algo cada día. El típico “empiezo mañana” es lo que más te aleja, nos tomó tres días después de decidir comenzar con el reto para realmente hacerlo. Pero una vez que cumplimos con el primer día, fue más fácil cumplir con los siguientes. Logré 11 días seguidos y me sentía imparable, hasta que me fui a acampar.

Después de estar en el coche durante 7 horas, decidí saltarme un día. Como consecuencia fallé los siguiente 7 días también, sólo hice mis 50 burpees una vez, incluso estando de regreso en casa con aire acondicionado y una regadera. Romper mi momentum de los 11 días tuvo mucho más impacto del que anticipaba. ¿Las buenas noticias? Comencé nuevamente y volví a encontrar el momentum. Agregué 6 días al finalizar el reto y así logré cumplirlo.

3. Puede que los burpees sean el ejercicio más efectivo de la tierra

He corrido dos maratones, terminado varios triatlones y enseño clases grupales dos veces por semana. Hasta este reto cada vez que hacía burpees era como parte de una clase tipo HIIT. Aislar los burpees como un propio entrenamiento me recordó como trabajan cada músculo del cuerpo y aumentan mi frecuencia cardiaca al máximo. Mi cuerpo entero estaba adolorido de la primer semana. Sudé bastante cada vez que los hice, incluso en el día 30. La próxima vez que viaje a algún lugar sin un buen gimnasio, mi ejercicio sin duda serán los burpees. Muchos de ellos.

4. ¡Mis brazos!

MIS BRAZOS. Más adoloridos que nunca. Hice una lagartija en cada burpee y resulta que 50 lagartijas solas son bastante, combinadas con los demás elementos de un burpee ¡ouch!. Después de los primeros días estaba demasiado adolorida y este dolor permaneció durante la segunda semana.

¿La ventaja? También se veían mucho más tonificados en el día 30 que en el primer día. En verdad estaba sorprendida con los resultados al final del reto. Si quieres aumentar la masa muscular en tus brazos específicamente, considera hacer de los burpees tus mejores amigos.

5. Cuidar la forma ayuda

No estoy diciendo que mis burpees sean perfectas, pero 1,500 repeticiones después, aprendí dos trucos que me acercaron a esa perfección.

La primera es evitar estirar por completo los codos al regresar a la posición de plancha, pero en su lugar dejarlos activos para que ya estés a media lagartija cuando tus pies toquen el piso detrás de ti.

La segunda es ser muy intencional en involucrar al abdomen al regresar de tu burpee, te ayudará a proteger la espalda baja y a controlar el movimiento completo. ¿Recuerdas que mencioné que mis brazos y abdomen estuvieron adoloridos? Esta fue la razón.

6. Toma menos tiempo del que crees

Cincuenta suena como un gran número. La reacción de las personas al escuchar que estaba haciendo 50 burpees era algo similar a “¡Tantas! Yo nunca podría”. La verdad es que casi no me tomaba el tiempo, pero los días que lo hice no creo que me tomara más de 8 minutos. Mi serie más rápida fue de 5 1/2 minutos. Siempre realizaba 5 sets de 10, tomando el descanso que pensara necesario entre cada uno, procurando que no duraran más de un minuto. Me di cuenta que hasta en mi peor día, con menor motivación, lograba terminar en menos de 10 min, se sentía cada vez más sencillo. “Habrás terminado en menos de 8 minutos” así fue la forma de convencerme en los días que no tenía ganas de finalizar. Considerando los beneficios que obtuve, creo que 8 minutos al día son una ganga.

7. La responsabilidad ayuda

Mi amiga Julie me invitó al reto y en automático yo incluí a mi compañera de ejercicio, entre todas incluimos a más amigos. Varios de nosotros publicábamos fotos o videos de nuestras burpees diarias y más de una vez vencí la tentación de no hacerlas porque sabría que mi inbox estaría lleno de rechazos.

Hacer 50 burpees diarias durante 30 días fue más difícil y más fácil de lo que esperaba. Realmente me sorprendí por lo rápido que podía hacerlo y que tan eficiente fue para todo el cuerpo. También me sorprendí por ver que tanto afectó mi mente al reto, cuando tiempo pasé temiendolo, cómo me castigue al quedar atrás y cómo la manera de aprender a hacerlo sin importar las circunstancas fue igual de calioso que las 1500 burpees como tal.

Eso es lo que me encanta de este tipo de retos: nunca sabes cual será el aprendizaje realmente. Esta vez fueron brazos tonificados y apreciar el empezar.

No estoy segura cual será mi siguiente reto ni cual será el aprendizaje, pero si estoy segura que tendré más retos en mi futuro ¿Quién quiere unirse?

Autor: Anna Quilain 

No hay comentarios

Dejar una respuesta