Jan ha inspirado a miles de InstaFitters

Siempre me he considerado una persona delgada y estaba conforme conmigo misma a excepción de la grasa que comenzaba a acumularse alrededor de la cintura, la cadera, la espalda, los brazos… bueno, ¡en todos lados! Cuando decidí entrar a Instafit, la gente me preguntaba si estaba loca pues tanto ellos como yo, creíamos, erróneamente, que estaba exagerando, que al contrario, “iba a desaparecer” o que no creían que lo fuera a lograr. Pero las ganas de verme mejor me decían que esa grasa tenía que irse, así que a pesar de todo, empecé el reto.

Me tomé una foto del antes de varios ángulos, la verdad, pensaba que podía mejorar pero seguía pensando que no iba a haber mucho por hacer. No tomé fotos de mi progreso, fue hasta después de terminar la semana 10 que me atreví a hacerlo, un poco con miedo de no ver mucha diferencia, porque había diferencia en las medidas y el peso, claro, pero me preguntaba si realmente eso se notaría en las fotos, mi curiosidad era mucha… Y bueno, ver la foto del después me impactó, pero compararla con la foto del antes me impactó más! Cuando todos mis amigos y yo misma pensábamos que yo ya me veía bien, esto era una sacudida: sí estaba llena de grasa y no me había dado cuenta a qué nivel me había alejado de mi cuerpo natural!!, esto era literalmente el slogan de instafit: descubre tu mejor cuerpo, empecé a descubrir los músculos que existen bajo mi piel y que estaban comenzando a perderse entre la grasa.

Alguna vez hice dieta con una nutrióloga, pero la diferencia de resultados fue enorme: con dieta de nutrióloga bajé de peso y perdí talla, pero lo hice de una manera muy fea pues mi piel estaba flácida y había perdido TODA la masa muscular de las piernas y las pompas, por lo que mis amigos y familiares me decían que era una muerta viviente. Ahora puedo decir, que peso MENOS que cuando terminé la dieta de la nutrióloga, pero mis pompas y mis piernas no fueron a ningún lado, aquí se quedaron conmigo 😀 Además, de que jamás sentí el hambre, la frustración y las limitaciones de una dieta de nutricionista, InstaFit es una manera HERMOSA de aprender a comer natural y sanamente, sin andarse amarrando la tripa con porciones, cuenta de calorías y culpas.

Estoy feliz, porque aprendí a comer SANAMENTE, era amante de las grasas y odiaba la fruta y las semillas, ahora puedo pedir en cualquier lugar una limonada natural y sin azúcar y no es mentira decir que prefiero el sabor natural de todas las cosas, amo comer frutas y semillas como snacks y lo mejor, cuando quieres darte una pequeña tentación después de la semana 3, lo puedes hacer sin culpa!!! Gracias por cambiarme el chip respecto a la comida y el fitness, yo sí creo que este se ha vuelto un estilo de vida para mí, porque no es restrictivo y sí muy placentero.

¡¡¡Voy por más!!!

— Janette

Les comparto mi foto del antes y el después. Me ayudaron a decirle adiós a lo que no necesitaba, me siento sana y feliz de estos nuevos hábitos. Ya antes había hecho ejercicio o intentado dietas, pero InstaFit me cambió el chip.

Si tú también quieres convertir InstaFit en tu estilo de vida, regístrate hoy mismo al mejor sistema de ejercicio, nutrición y asesoría personalizada.

Ve otros testimonios:

· Rodrigo perdió 40 kilos. Ve sus fotos de antes y después aquí.

También te puede gustar

Ni el frío te detiene

César encontró el tiempo para hacer ejercicio gracias a InstaFit

Recupérate de una carrera de obstáculos

Prepárate para una carrera de obstáculos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *