El peso: mucho más que un número

Es común que te peses y termines frustrada porque el número en la báscula no cambia. ¿Pero te has puesto a pensar que muchas veces el número es el mismo, pero tu cuerpo no? Te ves más tonificada, te queda mejor la ropa, tus medidas se han reducido, etc. Entonces, ¿Por qué el número no cambia?

El peso es un número que refleja, como dice su nombre, el peso total de nuestro cuerpo incluyendo la grasa corporal, la masa muscular, el peso de los huesos, agua, entre otros componentes. No solo es el reflejo de cuánta grasa tenemos.

De hecho, se puede tener un peso adecuado, con una composición corporal inadecuada. ¿Qué queremos decir con esto? Que el peso de una persona delgada puede estar compuesto por un porcentaje de grasa corporal elevado y viceversa. La grasa corporal en cantidades elevadas es un factor de riesgo importante para enfermedades crónicas como obesidad, diabetes, hipertensión, enfermedades cardiovasculares, cáncer, entre otros. [1] Es por ello que lo que se busca es un peso saludable, pero también una composición corporal adecuada.

Podemos observar que cuando una persona hace ejercicio y se alimenta bien nota cambios en su cuerpo sin ver grandes cambios en el peso en kilogramos. ¿Por qué? Porque baja cierta cantidad de grasa, pero también aumenta músculo haciendo que el número en la báscula no cambie o muestre una diferencia mínima. [2] Lo que se necesita es mantener una cantidad adecuada de grasa corporal y masa muscular para verte increíble, evitar enfermedades y tener la fortaleza para salir con toda la actitud cada mañana.

¿Cómo puedes determinar tu composición corporal? Existen múltiples formas [1]:

  • Plicometría = determina tu composición corporal por medio de la toma de pliegues, circunferencias y diámetros en zonas específicas del cuerpo.
  • Bioimpedancia eléctrica = determina tu composición corporal de acuerdo a la resistencia o facilidad con la que pasa una corriente eléctrica sobre diferentes segmentos de tu cuerpo.
  • Pletismografía = determina tu composición corporal de acuerdo a cambios en la presión y volumen de una cantidad de aire determinada.

Una nutrióloga podrá determinar tu composición corporal con ayuda de cualquiera de estos tres métodos. Así que ya lo sabes, más que el número que ves en la báscula se trata de cómo te sientes y cómo vas notando los cambios en tu cuerpo. Puedes pesar lo mismo, pero si eres constante con el ejercicio y la alimentación lo más probable es que tu composición corporal sí esté cambiando.

Dentro de nuestra App Instafit contamos con una gran cantidad de programas y rutinas que te ayudarán a lograr dichos cambios en menos tiempo de lo que piensas. Así que deja de pensar en ese número que te tiene tan angustiada, inicia el cambio y fíjate en los resultados.


Fuentes:

[1] Mahan, L. K., Escott-Stump, S., & Raymond, J. L. (2012). Krause dietoterapia (Vol. 2). Madrid: Elsevier.

[2] American College of Sports Medicine. (2013). ACSM’s guidelines for exercise testing and prescription. Lippincott Williams & Wilkins.

También te puede gustar

Hábitos alimenticios en 10 pasos

¡3 pasos para construir hábitos y mantenerlos!

¡Los hábitos no se construyen en 21 días!

Beneficios del yoga en el embarazo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *